ActualidadEmergencia SanitariaTurismo

Galicia nos deja una semana más sin poder ver el mar

Galicia sale mañana lunes del confinamiento, es decir, volverán casi a la vida normal, pero el paso desde el Bierzo sigue estando prohibido hasta el 21 de junio.

La ‘playa natural’ del Bierzo es Galicia, ya sea por la A6 en dirección a Lugo y a A Coruña o por la N-120 a las Rías Baixas pontevedresas. Desde la entrada en la primavera y por supuesto en el verano, son miles los bercianos que se acercan a disfrutar del Cantábrico y el Atlántico, del buen comer, de la hospitalidad gallega y de Marinaleda (también hay público para los Centros Comerciales).

Este año, debido a la Pandemia nos hemos tenido que esperar, y más cuando a pesar de estar ya en la Fase 3 desde el lunes, la Xunta ha decidido no permitir el paso a su comunidad, mismo caso el de Asturias que ya tenía acuerdo con el eje Cantábrico (Cantabria – País Vasco), pero en las últimas horas ha decidido asegurarse de que no haya repunte de casos en las comunidades vecinas.

Tampoco se podrá hacer el camino inverso. La Comunidad de Castilla y León ha decidido por prudencia la espera. Habrá que esperar a que pueda tomarse cualquier decisión, ya que pasado el 21 de junio, el decreto publicado en el BOE así lo contempla. En este sentido, Sanidad aislará a los territorios que se salgan de los parámetros epidemiológicos fijados por las autoridades públicas.

Así las cosas, sólo nos queda esperar y hacer las cosas bien, para poder pedir cuanto antes una Estrella de Galicia y unos berberechos en La Lanzada, pasear por los 15 Km de paseo marítimo de la ciudad de A Coruña o para acercarnos a la mariña lucense.

Por ejemplo los usuarios de las playas del Concello de Sanxenxo deberán descargar una App ara conocer el aforo y cualquier otra comunicación acerca de la situación con el Covid-19. Además el paseo de Silgar tendrá 2 zonas con preferencia peatonal las 24 horas del día, desde la primera escalera de bajada a la playa hasta la plaza Compostela en la Rúa Madrid y una segunda delante del parque de Punta Vicaño. En la avenida Rafael Picó, habrá zonas especialmente marcadas de prioridad peatonal como la curva y a la altura de las escaleras que bajan de la rúa Progreso a Rafael Picó.

Respecto a Miño, una de las playas más concurridas por los bercianos, todavía no han determinado las medidas que van a tomar. El Ayuntamiento miñés se plantea medidas como buscar fórmulas para limitar el aforo de público, entre las que sopesa reducir las plazas de aparcamiento disponibles; o reorganizar los accesos peatonales para que unos sean de entrada y otros de salida, de forma que se evite que la gente se cruce «más de lo recomendable». 

Relaccionado:

Deja una respuesta