Cultura

Vega de Valcarce elegido municipio del mes por turismo Reino de León

l municipio berciano de Vega de Valcarce ha sido designado por Turismo Reino de León como “Municipio Leonés del Mes” para octubre de 2020, sustituyendo en este título honorífico a la localidad de Pitiegua, en la provincia de Salamanca, que lo fue durante el pasado septiembre.

De este modo, la información acerca del municipio de Vega de Valcarce podrá verse durante todo el mes de octubre en www.turismoreinodeleon.com dentro del apartado “Municipio del Mes”.

Vega de Valcarce se sitúa en el noroeste de la Región Leonesa, en el extremo occidental de la comarca del Bierzo, siendo el último municipio leonés del Camino de Santiago antes de que éste se introduzca en Galicia a través del puerto de Cebreiro. El municipio de Vega de Valcarce está compuesto por más de una veintena de localidades, concretamente Ambasmestas, Argenteiro, Bargelas, La Braña, El Castro, Cernada, La Faba, Las Herrerías, Laballós, La Laguna, Las Lamas, Lindoso, Moñón, La Portela de Valcarce, Ransinde, Ruitelán, Samprón, San Julián, San Tirso, Sotogayoso, La Treita, Vega de Valcarce y Villasinde.

HISTORIA
La existencia de varios castros ástures en el municipio atestiguan la presencia humana en el término de Vega de Valcarce ya desde época prerromana, en la que se dataría el castro de la Modorra, o los restos de castros existentes en San Tirso en el paraje de Anteiro, o en La Portela de Valcarce en la zona de Los Castros. Asimismo, en Lindoso se cree que podría estar el histórico Castro de la Leitosa.

Por otro lado, se conservan en el municipio restos de castros poblados en época romana, como el de Santalla, en Moñón, o el de Peredo, en Las Herrerías. Por su parte, de fecha incierta, en Vega de Valcarce podría encontrarse un castro en el paraje de Castro da Veiga, mientras que en Las Herrerías en el paraje de San Cristobo aparecieron tumbas y restos óseos que dan fe de un poblamiento antiguo.

Posteriormente, en la Edad Media, parece probable que el castillo de Sarracín se asentase sobre un antiguo castro astur, tanto por su emplazamiento topográfico como por el hallazgo de un hacha de talón con dos anillas en sus alrededores. No obstante, la actual fortaleza es posterior, ya medieval, y respondería a la reconstrucción en los siglos IX-X del castillo que fuera arrasado por el gobernador del Califato Omeya, “Muza” en el año 714.

Por otro lado, cabe indicar que en el siglo IX en una gruta de Ruitelán vivió como ermitaño San Froilán, a quien la monarquía asturleonesa encargó posteriormente la repoblación de las zonas semidespobladas al norte del Duero, fundando los monasterios de San Salvador de Tábara y de Moreruela,​ en la actual provincia de Zamora, siendo nombrado obispo de León en el año 900.

En todo caso, la fundación de Vega de Valcarce y del resto de las localidades del municipio se dataría en torno a esta época, en plena Alta Edad Media, cuando se integraron en el Reino de León, en cuyo seno se habría acometido su fundación o repoblación.​ Así, la primera mención escrita a localidades del municipio se da en una donación que Bermudo II de León realiza al monasterio de Samos en el año 988.

Ya en el siglo XIII, cabe destacar que la Tierra de Valcarce fue donada como señorío eclesiástico en el año 1215 por el rey Alfonso IX de León a la Catedral de Santiago, si bien el derecho de portazgo para el paso hacia Galicia quedaba en dicho documento en manos de la monarquía. En este sentido, el nombre de La Portela de Valcarce hace pensar que el portazgo estaba establecido en este punto, si bien otras teorías fijan dicho pago en el actualmente desaparecido castillo de Autares. A este respecto, en 1072 Alfonso VI de León intervino documentalmente para suprimir este privilegio, con la intención de acabar con las tropelías que se justificaban al amparo de su cobranza.

Posteriormente, el señorío de la Tierra de Valcarce pasó a manos de los Rodríguez de Valcarce, que en el siglo XIV unieron a sus dominios el valle de Balboa, que controlaba la familia Balboa, dando lugar al Señorío de Valcarce-Balboa, en el que también se integró Corullón. Asimismo, el grueso de Aguiar y la Tierra de Friera, que habían sido donadas inicialmente por Alfonso IX de León a su alférez Rodrigo Fernández, pasaron en el siglo XIV también a manos de los Rodríguez de Valcarce. Este hecho, unido a que dicho linaje amplió más sus dominios en la zona a costa de los terrenos que dependían del Monasterio de San Julián de Samos (entre ellos localidades del municipio como Lindoso, Moñón o Sotogayoso), hizo que el Señorío de Valcarce-Balboa acabase integrando prácticamente todo el tercio occidental del Bierzo.

Más tarde, en el siglo XV, tras el matrimonio entre Pedro Álvarez Osorio, señor de Cabrera y Ribera de León, con Constanza de Valcarce, hija de García Rodríguez de Valcarce y Balboa, estas tierras pasaron a depender de los Osorio, que recibieron de manos del rey Enrique IV en 1456 el Condado de Lemos.​ Precisamente en esta época, en el año 1467, se produjo la Revuelta Irmandiña, que tuvo consecuencias también en tierras leonesas, siendo el castillo de Sarracín atacado por los irmandiños, como otras fortalezas bercianas. Por este motivo, en 1469 Pedro Álvarez Osorio mandó reparar sus castillos, aunque a su muerte, en 1483, estalló un conflicto sucesorio que los Reyes Católicos solventaron en 1486 con la creación del marquesado de Villafranca, pasando Vega de Valcarce a depender del marquesado villafranquino. En este época, con la reducción de ciudades con voto en Cortes a partir de las Cortes de 1425, las localidades del municipio pasaron a estar representadas por León, lo que les hizo formar parte de la provincia de León en la Edad Moderna, situándose dentro de esta en el partido de Ponferrada.

Ya en el siglo XVI, cabe destacar que el rey Carlos I de España pernoctó el 20 de marzo de 1520 en Vega de Valcarce, en el castillo de Sarracín, antes de proseguir su camino hasta La Coruña, donde había convocado Cortes de la Corona, tras las cuales embarcó hacia Flandes, siendo nombrado emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico en otoño de dicho año. Por otro lado, debido a la adscripción territorial desde la Alta Edad Media del territorio de Valcarce al reino leonés, durante toda la Edad Moderna las localidades del municipio formaron parte de la jurisdicción del «Adelantamiento del reino de León».

Finalmente, en la Edad Contemporánea, en 1821 Vega de Valcarce y el resto de localidades del municipio pasaron a formar parte de la provincia de Villafranca, si bien al perder esta su estatus provincial al finalizar el Trienio Liberal, en la división de 1833 pasaron a estar adscritas a la provincia de León, dentro de la Región Leonesa. Un año después, en 1834, cuando se realizó en España la primera división en partidos judiciales, el municipio de Vega de Valcarce quedó encuadrado en el partido judicial de Villafranca del Bierzo, si bien al suprimirse éste en 1966 pasó a depender del partido judicial de Ponferrada.

Deja una respuesta