Exposiciones

La nueva exposición “Elemental” del Munic de Carracedelo nos traslada a los tiempos de Sherlock Holmes

La nueva exposición "Elemental" del Munic de Carracedelo nos traslada a los tiempos de Sherlock Holmes 1

Una exposición ambiental y experiencial impulsada por el museo Munic de Carracedelo a través de la ciencia. Invita al espectador a seguir los pasos de Sherlock Holmes, la creación literaria de Sir Arthur Conan Doyle.

Publicidad

El espectador se unirá al maestro detective en su búsqueda para descifrar los misterios más intrincados y los crímenes más atroces utilizando los poderes de deducción y las técnicas de ciencia forense más avanzadas del siglo XIX.
El visitante superará al infalible Holmes uniéndose a los científicos forenses de hoy con 120 años de progreso científico y descubrimientos a su alcance.
De esta manera, recorrerá las calles de Londres, oscuras, sombrías, misteriosas a través de esta gran exposición sobre la figura de Sherlock Holmes. El espectador conocerá los bajos fondos del barrio londinense de Whitechapel y descubrirá las luces y las sombras del Londres victoriano.

La nueva exposición "Elemental" del Munic de Carracedelo nos traslada a los tiempos de Sherlock Holmes 2

Con artefactos originales, piezas recién llegadas de la Inglaterra del siglo XIX, libros auténticos como The Strand Magazine donde se publicaron los mayores éxitos de Sherlock Holmes, periódicos Nazional Police Gazzete, … entre otras piezas muy ligados a Sherlock Holmes como la pipa de calabaza, la gorra de cazador de ciervos, o por el contrario herramientas que usaba Holmes para resolver los casos más complicados: como el violín,el laboratorio químico, jeringuilla con agujas originales con la que se inyectaba la solución de cocaína al siete por ciento, la zapatilla árabe, …maquinas fotográficas de la época o máquinas de escribir con la que redactarían los informes policiales.
Cientos de fotografías originales que reflejaran la sociedad del momento, el trasiego del Londres victoriano, la intensa niebla producida por la gran cantidad de fábricas que se instalan y que provocan el éxodo a la gran urbe.
La exposición se presenta como una experiencia o quizás una mirada en profundidad al personaje literario a través de los ojos de la cultura pop y de su creador, Sir Arthur Conan Doyle.

Doyle, médico de profesión e investigador curioso, defendía un enfoque científico de la investigación criminal en un momento en que estas técnicas forenses se estaban incorporando lentamente al trabajo policial cotidiano. Con astuta observación, cuidadoso análisis e ingenio, transformó los siniestros crímenes que se apoderaron del Londres victoriano en fascinantes historias de misterio, cuya complejidad solo fue superada por las magistrales soluciones desarrolladas por Sherlock Holmes y su amigo, el Dr. John H. Watson.

Al igual que Doyle, Holmes, poco convencional y con visión de futuro, defendió lo que era una ciencia incipiente en su época. Como es el caso de la ciencia forense moderna, el enfoque de investigación de Holmes fue altamente interdisciplinario, al igual que la ciencia representada en esta exposición. Los verdaderos científicos y especialistas presentan un amplio espectro de disciplinas científicas que nos involucran mientras nos capacitamos para convertirnos en un detective experto.

Sala 1 WHITECHAPEL
Con la llegada de la industrialización la población en Inglaterra, país en el que surge la revolución de las máquinas, emigra del campo a la ciudad. Esta emigración descontrolada en busca de trabajo por lo que la pobreza iba en aumento. A la pobreza le siguen, casi instantáneamente, los guetos, la mendicidad y el pillaje. Esta nueva población se instaló en el East End: Whitechapel, Bethnal Green, Wapping, Mile End y Spitafields. Allí vivían hacinados miles de personas que nadan tenían que ver con la otra parte de la ciudad: el West End.

Londres parecía ser la ciudad perfecta para la proliferación de prostitutas, ladrones y timadores. La arquitectura de esta ciudad, con sus laberínticas calles, callejones sin salida, iluminación escasa. Nacer en cualquiera de las zonas del East End significaba nacer condenado a las casas de trabajo, donde se explotaba terriblemente a los niños; o abocado da la delincuencia. No había más alternativa.
Pero el East End pronto se convirtió en “ese lugar” donde los burgueses y los ciudadanos de clase alta, podían dar salida a sus más bajos instintos. Obviamente, en muchas ocasiones eran atacados, robados, estafados. Pero había un ciudadano que pasaría a la historia del crimen … Un ciudadano que se paseaba por aquellas calles bien vestido, con buena presencia, pero escondía al mayor monstruo que haya visto la luz: Jack el Destripador.

Sala 2. LONDRES VICTORIANO
Rara vez un personaje de ficción ha estado tan estrechamente asociado con una ciudad en particular. Sherlock Holmes se ha convertido en patrimonio londinense, al igual que el Big Ben o la Torre de Londres.

Con más de un millón de habitantes, Londres ya era la ciudad más grande del mundo a principios del siglo XIX. Para 1860, su tamaño se había triplicado a más de tres millones. La antigua ciudad no había sido diseñada para albergar a tanta gente, y pronto los problemas del hacinamiento se hicieron patentes.
Un barrio pobre conocido como Devil´s Acre, a la sombra de la Abadía de Westmister, fue descrito por una observación como “laberintos ocultos de calles y tribunales y callejones y tugurios, nidos de ignorancia, vicio, depravación y crimen, así como de miseria, miseria y enfermedad”

A cada paso, sin embargo, se podían ver evidencias del poder, la industria y la prosperidad de la ciudad. “Nada le transmitirá al extraño una mejor idea de la vasta actividad y la estupenda riqueza de Londres que una visita a los almacenes”, un visitante escribió, “lleno a rebosar con interminables almacenes de todo tipo de productos extranjeros y coloniales.

Sherlock Holmes tenía un conocimiento extraordinario de los caminos de Londres, desde las mansiones más grandiosas hasta los antros de opio y los salones de juego más sórdidos

Dr. “Watson registra que a él y al detective les gustaba dar largos paseos por la ciudad”, observando el caleidoscopio en constante cambio

Sala 3. Sir CONAN DOYLE Y EL NACIMIENTO DEL MITO: SHERLOCK HOLMES

Los inicios de un escritor. Arthur Conan Doyle, como su famoso detective, vivió una vida de aventuras.
Cuando era joven en Escocia, Conan Doyle estudió Medicina, pero tenia un gusto ya incipiente por la aventura. Mientras aún estaba en la escuela de medicina, sirvió a bordo de un barco de guerra, haciendo un trabajo peligroso y emocionante en los mares del Ártico.
Pero aun así debemos mirarle como un hombre de letras.
Deseoso de ganar dinero para mantener a su familia en Edimburgo, Conan Doyle publicó una pequeña historia a los diecinueve años. Continúo escribiendo y publicando mientras luchaba por mantenerse como médico en el sur de Inglaterra. Más tarde bromeó diciendo que durante muchos años dividió su tiempo entre sus pacientes y la literatura, y “era” difícil de decir con cual sufrió más.
Un profesor suyo, Joseph Bell, un pionero de la ciencia forense, inspiró a Conan Doyle con sus técnicas de observación. De un vistazo, pudo identificar un zapatero por un parche gastado en los pantalones, o un cortador de corcho por un callo en el pulgar.

Según comentó Conan Doyle, “… todo parecía muy milagroso, hasta que, con la explicación, se volvió lo suficientemente simple”.

El modelo Sherlock Holmes

Conan Doyle se inspiró en muchas cosas cuando creó Sherlock Holmes, pero Bell fue el personaje clave y más importante. El detective incluso se parecía físicamente a Bell, que era alto y delgado, con rasgos afilados y una nariz prominente.

Sala 4. HADAS Y LA ULTIMA EPOCA DE CONAN DOYLE
La pasión de Arthur Conan Doyle por las ciencias ocultas venía de lejos, y le había conducido incluso a ser uno de los principales y más ilustrados defensores de la causa espiritista de principios del siglo XX. Su fe creciente había llevado al creador de Sherlock Holmes a embarcarse en una cruzada religiosa que le otorgó una imagen pública que acabó por devorar a la figura del escritor.
Las hadas de Cottingley
En 1917 Conan Doyle ya era todo un referente en la defensa de “lo oculto”. Un buen día recibió una serie de instantáneas en las que se podía ver a una pareja de chicas de 10 y 16 años posando en un bosque y, a su lado, flotando en el aire, aparecían unas pequeñas hadas. Aunque siempre aseguraron que habían visto a aquellas hadas, todo formaba parte de un burdo montaje fotográfico diseñado por las jóvenes, tal y como reconocieron más tarde. Sin embargo, de nuevo Doyle quiso creer, y creyó hasta su muerte. Escribió un artículo publicado en Strand Magazine titulado Hadas fotografiadas: un suceso memorable, y trató este fenómeno en profundidad en su obra El misterio de las hadas (1921). Aquel suceso le había servido para reforzar su posición, y fue entonces cuando se lanzó a crear una editorial llamada The Psychic Press con la que publicó varios libros sobre espiritismo. Además, abrió en pleno centro de Londres una librería bajo el nombre de The Psychic Bookshop, que pronto se convertiría en epicentro del universo espiritista británico. Poco después falleció su mujer y se casó con Jean Leckie, lo que supuso el sumergimiento definitivo en el mundo de lo oculto de un Doyle que veía cómo su vida giraba ya completamente alrededor de la cuestión espiritista.

Una de las fotografías trucadas que unas jóvenes enviaron a Conan Doyle.

Sala 5. ESCENA DEL CRIMEN: Mansión Harrington

Mi nombre es Sherlock Holmes. Necesito tu ayuda. Hoy al atardecer hubo un presunto asesinato en la mansión de los Harrington en una fiesta de la alta sociedad londinense.

Se celebraba la fiesta de bienvenida de John Harrington. Su hermano Cornelius junto con su esposa Emma y su hijo habían preparado para recibir a John, tras haber estado dos años en la India en una misión militar.
Se suceden unos hechos policiales, unos acontecimientos y hay un informe de Sherlock Holmes que hay que resolver.

El visitante llegará un momento en la exposición que se encuentra con una escena del crimen. Deberá ponerse en la piel del famoso detective Holmes.
Una escena del crimen, varias pistas y una manera de demostrar la evidencia. ¿Como resolvería el caso Sherlock Holmes?, ¿Quién es el culpable?, … Una importante familia, los Harrington, varios herederos, una cerbatana, un experto en técnicas militares del regimiento indio Raj, niebla intensa y una gran fiesta de bienvenida en una mansión a las afueras de Londres.

Una experiencia única en la que el visitante se convierte en elemento principal de la exposición, interviniendo activamente. Un recorrido especial para disfrutar en familia, con amigos o en pareja

Sala 6. 221B BAKER STREET

La exposición no escatima esfuerzos para crear una recreación atmosférica detallada de la legendaria sala de estar en 221 B Baker Street.
Drogas, botes de tabaco en la repisa del detective antes de la pipa del desayuno.

Salón de su casa donde Sherlock Holmes pensaba los casos

En esta sala el visitante verá la habitación, pero ¿Estará preparado para observar?

Alfombra de piel de oso
Arpón ballenero
Tirador de campana
Zapatilla persa
Cabeza de cera
Retrato de Dr. Beecher
Bolso de medico
Violín

Sala 7. Resolución ESCENA DEL CRIMEN

Gracias a una serie de pistas, evidencias, … el propio visitante resolverá el caso.

Deja una respuesta