Cultura

El Museo de la Energía celebrará el centenario de la MSP con sesiones y charlas abiertas al público

Los años 20 fijaron el inicio de la intensa actividad de la que fue la primera central termoeléctrica. La programación se centra en la difusión del patrimonio industrial.

1920 marcó el inicio de la intensa actividad y la entrada en pleno funcionamiento de la antigua central de la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), que actualmente alberga La Fábrica de Luz. Museo de la Energía.

Con motivo de estos 100 años, esta mañana Yasodhara López, directora del Museo, ha presentado la programación anual relacionada con esta celebración.
Con el objetivo de profundizar en la historia de la que fue la primera central termoeléctrica del país, el Museo organizará sesiones en las que se contará con invitados relacionados con la instalación, expertos en la temática de las charlas o figuras relevantes de la MSP. Las sesiones tendrán carácter gratuito y el acceso estará permitido hasta completar el aforo.
Además se retomará la Pieza del Mes, con la que el museo ponferradino busca resaltar elementos destacados y menos conocidos que forman parte de la colección permanente, así como acercar el patrimonio industrial del Bierzo y Laciana al público general. Así, enero estará íntegramente dedicado a la
lámpara minera de carburo, la cual se puede ver en el muelle de carbones del museo. Durante este mes se podrá consultar más información in situ, así como en la sección Pieza del Mes de la web del Museo.

Las actividades en el marco de esta conmemoración serán complementarias y se sumarán a las ya habituales exposiciones temporales, la programación cultural y la programación educativa propias del Museo.

Datos sobre la central primitiva de la MSP

Bajo la gran chimenea de ladrillo rojo de casi 40 metros de altura, se levanta un pequeño edificio con planta en forma de T y grandes ventanales. Es la primera central térmica que construyó la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP). Según indica la Estadística Minera de España de 1919, “para suministrar energía a esta fábrica [referido a la fábrica de briquetas], al lavadero que va a instalarse y al taller de reparaciones, está en construcción, en la margen derecha del río Sil, una central de vapor, que constará de cinco calderas Niclause (….). Con un turboalternador AEG de una potencia de 1.000 kW, se conseguía una producción de 600KWh diarios.
Cuando se construyó la ampliación de la central, la antigua y la nueva estuvieron trabajando al mismo tiempo. Cuando la antigua central dejó de funcionar, su espacio pasó a ser el taller de mantenimiento de la instalación.
En la actualidad, este espacio está completamente restaurado y adaptado y en su interior se encuentra la cafetería, un aula didáctica de usos múltiples y las oficinas del museo, conservando aún en sus muros el ambiente y el carácter de un edificio industrial.

Deja una respuesta