La ciudad del dólar

Aquellas míticas sesiones de tarde de las discotecas ponferradinas

Los planes de ocio nocturno de muchos jóvenes ponferradinos giraban en torno a estos templos, algunos ya han desaparecido, pero continúan grabados a fuego en la memoria.

17:00h Tomar algo en FM (Plaza Fernando Miranda); miradas, algún whatsapp a la chica o el chico de la mesa de al lado, risas, más miradas cómplices.
19:00h Deambular por los pasillos del Centro Comercial, alguna carrera nerviosa para ver pasar al/la chico/a que te gusta.
21:00h Botellón el las vías (Al lado de la Estación de Renfe) o en algún lugar escondido.

Esto es en síntesis, lo que ahora hacen una gran mayoría de adolescentes en Ponferrada con su tiempo de ocio y socialización, o por lo menos lo que hacían antes de el gran cambio, no cabe duda de que el paso de la Pandemia ha modificado y modificará para siempre las formas de divertirse también entre los más jóvenes.

El cierre de Discoteca Caravel en el año 2001 posiblemente fue el fin de un ciclo de ocio, de una manera de entender las tardes del fin de semana y con ello toda una generación tuvo que reinventarse y reorganizar su ocio vespertino. La Discoteca Chic, Temple, Delfos, Parchís o Richmond, fueron templos para iniciarse en la noche ponferradina de los 80 y 90.

Los amigos, las miradas, la luz ‘negra’ que se activaba durante los lentos y que hacía que resplandeciesen los dientes y la ropa blanca durante los lentos (en esos tiempos se ponían baladas para acercarse a el/la chico/a que te gustaba…)

Nadie sabe si alguna volverá a abrir sus puertas o incluso si algún valiente emprenderá un nuevo negocio que contemple reservar una parcela de su tiempo para los adolescentes que ahora deambulan sin rumbo por su particular ‘Breaking Bad’ ponferradino.

Discoteca Chic

Una de las discotecas pioneras de la noche ponferradina, Durante la década de los 70 y 80 se llamó Discoteca 2002, luego cambió de dirección y se convirtió en Disco Chic, en los últimos años de la década de los 90 llegó a tener mucho éxito por las tardes entre los adolescentes de la época. La discoteca fue clausurada en 2003.

Te espero en… Richmond

La foto no es la Discoteca, eso es obvio, pero esta acción de Marketing de guerrilla, que hoy en día hubiera sido un escándalo, fue una genialidad de Germán, el alma mater de la discoteca que llenó los pueblos de pintadas como la de la foto. Richmond dedicó las tardes a los más jóvenes sobre todo en la década de los 80 y principios de los 90. Cuando los llamados bailes de estudiantes llenaban las tardes de los viernes (El Nombre de estas sesiones se debía a que parte del importe de la entrada se lo quedaba el centro de estudios colaborador para pagarse el viaje de fin de curso) Los estudiantes se preocupaban de vender las entradas y eso aseguraba una taquilla relevante para la discoteca. Temple, Caravel y Richmond utilizaron tanto esta fórmula que la idea ‘murió de éxito’ y los bailes de estudiantes pasaron al olvido.

Disco Temple

Domi en la sesión de despedida de su estancia en Temple

El Temple siempre congregó mucha gente en sus sesiones de tarde. En los últimos años de la década de los ochenta, los domingos tarde en Temple no cabía un alfiler, los camareros se quedaban sin vasos y el trasiego de gente era impresionante. Para generaciones posteriores, los años mágicos fueron al principio de la década de los noventa con Domingo en la cabina, un DJ que también ejercía de Speaker y animador y que dejó sesiones inolvidables a los asistentes.

Las tardes de Parchís

Luisja y Félix en la cabina de la desaparecida Parchís

Con este titular puede parecer que hablamos de señoras agitando cubiletes con dados alrededor de un tablero de parchis, pero nada que ver. La Discoteca Parchís tuvo una corta historia en los noventa, pero revolucionó las tardes al igual que posteriormente lo hizo la Discoteca Oxi con las noches en el mismo recinto. Parchís tenía todo para triunfar y lo hizo durante un corto espacio de tiempo. El exitoso programa ‘Ponte las pilas‘ de TVE pasó por su escenario pero no sólo eso, incluso el mismísimo Alejandro Sánz en el inicio de su carrera hizo parada en esta discoteca. La historia de Parchís sólo duró de 1990 a 1992

Los domingos en Delfos

La cabina de Delfos con Santi, su DJ más emblemático

Domingo y Delfos llegaron a ser sinónimos, esta discoteca situada en Dehesas acogía en su interior a media juventud de la comarca del Bierzo. En los mejores años, fletaba autobuses para llevar a la gente desde los pueblos hasta la discoteca, con ello la discoteca se aseguraba lleno tras lleno. Con tres espacios diferenciados: Terraza, Club y la antigua discoteca donde se podía bailar una rumba o algo de música latina, sin olvidarse del burguer en la parte superior. Delfos cerró en 2007

Caravel

Bajar las escaleras de la Discoteca Caravel era otro nivel, escuchar la música, notar como subía la temperatura peldaño a peldaño, también el olor a tabaco y a ambientador (en aquellos tiempos se podía fumar en el interior de los locales) Espejos por aquí y por allá, moqueta con infinitas ces de Caravel, la pista coronada por un neón de gran tamaño con el logo de la discoteca… Sin duda fue la discoteca más elegante de la ciudad. Las tardes de Caravel en los 80 acogían principalmente los bailes de estudiantes de San Ignacio y el Instituto Gil y Carrasco. En los noventa recibían a la gente que se movía por la zona del ‘Puerta Palma’ y el barrio del Temple.

La diferencia estaba en que las sesiones de tarde de Caravel tenían una licencia que permitía entrar a la sala desde los catorce años, a cambio estaba terminantemente prohibido servir alcohol, la medida era buena para todos, aunque alguno ya venía con el alcohol dentro del cuerpo, eso era inevitable. Caravel cerró sus puertas en marzo de 2001.

Foto de la plantilla original de Caravel el día de la inauguración

RELACIONADO:

Deja una respuesta