Con niñosCyL

Siega verde, conocer el paleolítico fuera de las cavernas

Al igual que Las Médulas, Siega verde ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad en 2010, lo que da una idea de su relevancia para conocer el paleolítico.

Siega verde, conocer el paleolítico fuera de las cavernas 1

Uno de los principales exponentes del arte paleolítico es sin duda Siega Verde, en el municipio de Villar de la Yegua, provincia de Salamanca que en 2014 cumple los 25 años de su descubrimiento.

Publicidad

Esta zona arqueológica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2010, es una extensión del Parque Arqueológico del Valle del Côa, en los márgenes del río Águeda, a tan sólo 15 kilómetros de Ciudad Rodrigo, conocida localidad salmantina.
En esa zona, al lado del puente y un viejo molino, el curso del río tiene su último vado antes de encajarse en las Arribes. En esa zona las pozas de agua tienen agua incluso en los momentos se sequía.

Se especula que el motivo de haber elegido esa zona se debe a que se trata de una zona de paso pero también un privilegiado punto de control y observación de los animales, que acudían frecuentemente a ese abrevadero.

En la actualidad el yacimiento, debidamente estudiado, protegido y señalizado, nos ofrece la posibilidad de recorrerlo y de este modo conocer un poco mejor las condiciones de vida de aquellos artistas prehistóricos que habitaron la zona y nos dejaron uno de los conjuntos de arte paleolítico al aire libre más importantes de toda Europa.

Siega verde, conocer el paleolítico fuera de las cavernas 2

La historia de Siega Verde

El yacimiento fue descubierto en el año 1988 por Manuel Santoja y Rosario Pérez, profesores de arte rupestre parietal que trabajaban para el inventario arqueológico de Salamanca. Lo primero que encontraron fueron figuras realizadas en piqueteado, representaciones de caballos, cabras, toros o ciervos.

Existen también representaciones de especies extinguidas propias de climas glaciares como los renos, rinocerontes lanudos o bisontes.

Todos los grabados están al aire libre, junto a la orilla del río Águeda. Se cree que los hombres de la Prehistoria escogieron este lugar al tratarse de una zona de paso para muchos animales. El enclave de convirtió de este modo en un privilegiado punto de observación y caza para los hombres del Paleolítico.

Desde entonces se han logrado catalogar más de 500 grabados zoomorfos que se calcula que datan del paleolítico superior del periodo Gravetiense (hace 20.000 años) y antropomorfos más recientes, del periodo Magdaleniense (hace 12.000 años) en un total de 94 paneles a lo largo de 3 kilómetros.

Declarada “Bien de Interés Cultural” por la Junta de Castilla y León en el año 1998, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1998 y extensión de la declaración en el año 2010. Sin duda se trata de uno de los hallazgos más importantes del arte paleolítico.

Fecha de declaración: 1998 y su extensión el 1 de agosto de 2010

Figura de protección: Siega Verde

Coordenadas:

Ubicación: Villar de la Yegua, provincia de Salamanca

Horario de visitas: abierto sábados y domingos de 10.30 a 14.00 y de 16.00 a 18.00 horas

Precios: entrada general 6 euros y reducida 5 euros

Deja una respuesta