OcioCon niños

Ruta: Cuevas Menudas de Villasabariego

Ruta: Cuevas Menudas de Villasabariego 1

Muy cerca de la ciudad de León están las Cuevas Menudas de Villasabariego, estas cuevas están formadas por una serie de oquedades artificiales practicadas en los cantiles del otero en el que también se encuentra la ciudad astur-romana de Lancia, y cuya cronología ha sido establecida entre los siglos VIII y X.

Publicidad

Fueron empleadas por ermitaños de época altomedieval para orar y retirarse del mundo y, además de estas, existen otras similares en las proximidades (Valle de Mansilla, Rueda del Almirante, etcétera). Debido a que, en su día, se atribuyeron al Paleolítico ciertos grabados presentes en sus paredes, las Cuevas Menudas fueron declaradas Bien de Interés Cultural en el año 1985. A pesar de que esa adscripción resulta hoy inverosímil, su protección jurídica es la misma.

Para llegar a estas cuevas hay que acercarse a León y desde la capital de la provincia, coger la A-60 (Autovía León-Valladolid) durante 19Km

Ruta: Cuevas Menudas de Villasabariego 2

Actualmente el conjunto está integrado por 17 cavidades de las 19 que Sanz Martínez contabilizó en 1921. No obstante, el número originario debió de ser mucho mayor.  Conservan restos de su pasado como bancos corridos, silos, posibles enterramientos, muescas de cerramientos y hueco-relieves y graffitis.  La mayor parte de estos últimos son manifestaciones de carácter cristiano ejemplificadas en cruciformes de diversos tipos aunque también se conserva una pequeña inscripción muy mutilada y cubierta por una capa rojiza del humo de las llamas de las hogueras cuyas grafías nos indican que, muy posiblemente, fuera realizada en épocas medievales tempranas.

En el exterior de las cuevas se ha colocado una pasarela por tramos pavimentada con rejilla, barandilla de pletina de acero en montantes, pasamanos, y barra intermedia de acero. En el interior se han retirado algunos derrumbes, se ha realizado un drenaje de los niveles geológicos superiores para alivio de desprendimientos, y se ha procedido a la limpieza y el cosido de grietas en las bóvedas de las estancias talladas en la roca, todo ello con el preceptivo control arqueológico.

Por último, se ha construido un mirador y una zona de descanso en el cerro situado enfrente de las cuevas a base de solado de hormigón y barandillas de madera, que incluye señalética con cartelería explicativa al objeto de divulgar el interés del monumento y el entorno en el que se encuentra.

Deja una respuesta