Con niñosActualidad

Próximo curso: Presencial, con 20 alumnos por aula, sin mascarilla y sin distancias hasta 4º de Primaria

Los niños de Educación Infantil y de los primeros cursos de Primaria no tendrán que mantener una distancia interpersonal de metro y medio durante el próximo curso ni tampoco usar mascarillas en clase porque son grupos “estables de convivencia”, según el documento del Gobierno con las medidas sanitarias que se tendrán que implantar en los centros educativos a partir de septiembre frente a la pandemia del coronavirus.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha asegurado en una emisora de radio de Barcelona que el próximo curso los alumnos de hasta 10 años podrían estar en pequeños grupos, “a modo de familia o convivientes”, y no tendrían que guardar la distancia mínima de un metro y medio de seguridad.

Por ello, se podría concebir que hasta los 10 años se configuraran “grupos a modo de familia o con vivientes”. En este sentido, ha recalcado: “En esa burbuja o set o módulo pueden moverse con tranquilidad, sin necesidad de guardar la distancias de 1,5 metros”. Eso no quiere decir, ha apuntado, que en el resto del centro no se guarde dicha distancia.

Las clases serán de grupos entre 15 o 20 alumnos, y se podrán habilitar todos los espacios de los centros, aunque serán temas a tratar este jueves con las comunidades para llegar a un arranque de un curso “seguro, bien organizado y que aporte tranquilidad”.

Los pupitres tendrán que estar separados a esa distancia en todos los cursos a partir del 5º de Primaria, indica el documento elaborado por Sanidad y Educación. Cuando esa separación no sea posible, el uso de mascarillas se impone como obligatorio, también cuando los estudiantes se levanten de su mesa.

Sobre el uso de la mascarilla en colegios e institutos, la ministra ha comentado que tendrá que llevarse a partir de los 6 años pero que “habrá flexibilidad” dentro de la citada burbuja o grupo de convivientes.

El Gobierno planteará a las comunidades autónomas que los centros organicen “en la medida de lo posible” actividades educativas al aire libre en vez de espacios cerrados, que tendrán que ventilarse con frecuencia y “durante al menos cinco minutos al inicio de la jornada, al finalizar y entre clases”.

“Cuando las condiciones meteorológicas y el edificio lo permitan se aconseja mantener las ventanas abiertas el mayor tiempo posible”, indica el Gobierno, que establece como mínimo limpiar una vez al día las instalaciones escolares, aunque en el caso de los aseos se incrementa a tres veces al día.

Deja una respuesta