Teatro y danza

Micomicón aborda en “Rif (De piojos y gas mostaza)” la tragedia bélica de la guerra de África en tono de farsa valleinclanesca

La compañía madrileña Micomicón, en coproducción con el Centro Dramático Nacional, aborda en “Rif (De piojos y gas mostaza)” el trágicos y poco conocido periodo de la guerra de África y el denominado “desastre de Annual”, del que se acaban de cumplir cien años, en un torno farsesco que huele al esperpento de Valle Inclán. La función llega al Bergidum el miércoles, 23 de marzo (20,30 horas). El día antes, en la Sala Río Selmo, se proyectará el documental “RIF 1921, una historia olvidada” en el que Imanol Arias nos conduce por los detalles de aquella guerra de consecuencias catastróficas para España.

Micomicón aborda en “Rif (De piojos y gas mostaza)” la tragedia bélica de la guerra de África en tono de farsa valleinclanesca 1

Un amplio reparto, poco frecuente en las actuales producciones escénicas, integrado por Arantxa Aranguren, Juanjo Cucalón, Mateo Rubistein, Jorge Varandela, Ibrahim Ibnou, Sara Sánchez, Carlos Jiménez-Alfaro, Mariano Llorente y Néstor Ballesteros, integra este trabajo escrito a dos manos por Laila Ripoll y Mariano Llorente y dirigido por la primera de ellas. Con esta propuesta, Micomicón cierra la trilogía sobre las grandes catástrofes bélicas del siglo XX tras “El triángulo azul”, Premio Nacional de Literatura Dramática 2015,  y “Donde el bosque se espesa”, programadas en el Bergidum en anteriores temporadas.

Publicidad

Los protagonistas de “Rif (De piojos y gas mostaza)” son tres soldados del ejército español que se van a encontrar en las tierras del Rif después del Desastre de Annual ocurrido el 22 de Julio de 1921. Son tres soldados que representan a los miles de jóvenes españoles que fueron arrancados de sus hogares y a los miles de rifeños que se vieron obligados a luchar en el lado español para mitigar su hambre y su miseria. Uno de estos personajes de ficción es nacido en Ponferrada.

A través de sus historias, de sus relatos, de sus vivencias, que recorrerán lugares tristemente míticos como Igueriben, Zeluán o Monte Arruit, y que se van a proyectar hasta el nefasto año de 1936, desfilarán delante de nosotros personajes clave de aquellas guerras: diputados, altos comisarios, reyes, cantineras, prostitutas, caídes, artistas de cine, periodistas, militares y civiles.

Con ellos vamos a visitar, como si de una pesadilla grotesca se tratara, el café cantante y el blocao, el pasodoble y el almuédano, el aduar y la marcha militar, el prostíbulo y el barranco, el casino, la aguada, la emboscada, los negocios sucios, la valentía de algunos, la vileza de muchos, el miedo de la mayoría, la bayoneta, la gumía, la carabina, la sed insoportable, el cuerpo calcinado, la cabeza cortada, las entrañas, en fin, de una guerra innecesaria, injusta y cruel, que causó miles de muertes de españoles y rifeños, utilización de gases tóxicos incluida, y con unas consecuencias cruciales en el devenir del siglo XX.

El miércoles, 23 de marzo (20 horas), con entrada libre, y como complemento a la representación, se proyectará en la Sala Río Selmo el documental “RIF 1921, una historia olvidada”, dirigido por Manuel Horrillo, que cuenta como a principios del siglo XX, España y Francia se enfrentaron contra la resistencia del Rif en una guerra devastadora. Se busca recuperar del olvido, la voz, la cara de los combatientes de la guerra del Rif y se propone una visión actualizada de la historia para continuar edificando el futuro y la paz entre los dos países vecinos. Es una coproducción hispano marroquí que bucea con rigor en las causas del desastre de la Batalla Annual, una gran derrota militar para el ejército español, y que supuso una redefinición de la política colonial de España en el Rif marroquí. La voz de este documental dramatizado corre a cargo del actor español Imanol Arias.