Turismo

Los 4 pueblos medievales de Portugal para visitar si amas la historia

Portugal es uno de los países más fascinantes del mundo. Visitarlo es de las experiencias que todos deberían disfrutar por lo menos una vez en la vida. Este país posee innumerables encantos que enamoran a todos los viajeros: maravillosas ciudades, refrescantes playas de ensueño, exquisita gastronomía, delicioso vino y antiguos y famosos pueblos medievales con castillos, aldeas, murallas y fortalezas.

Estos últimos son los que más nos interesan. Los pueblos medievales que mencionaremos son simplemente fascinantes, y cuentan un poco de la historia y del legado de las antiguas civilizaciones que habitaron estas tierras lusitanas.

Consejos para organizar el viaje

Para que el viaje sea una experiencia maravillosa, es necesario planificarlo bien y tener en cuenta todos los factores que influyen en el mismo, como la temporada en que viajarás y el idioma oficial del país.

El clima en Portugal varía mucho de una región a otra y ofrece muchas posibilidades para conocer el país en las diferentes épocas del año. Si deseas realizar una visita general, la estación más conveniente es la primavera, entre abril y junio, cuando el clima es más agradable y hay pocas lluvias.

Respecto al idioma, por la cercanía entre España y Portugal y la similitud de sus idiomas oficiales, es muy probable que puedas comunicarte con facilidad al llegar a tu destino. Pero es recomendable que aprendas algunas expresiones y palabras en portugués para que puedas interactuar y comunicarte con los lugareños, especialmente si vas de visita a los pueblos. Para aprender portugués puedes utilizar sitios web especializados como por ejemplo Babbel, que te permiten estudiar directamente desde tu móvil.

Gracias a la ayuda de las nuevas tecnologías, ya lo sabes, aprender idiomas ha dejado de ser algo aburrido y se ha convertido en un reto.

4 pueblos medievales de ensueño

Silves

Silves es un pueblo ubicado a orillas del río Arade y su historia está llena de feroces batallas entre musulmanes y portugueses. El principal atractivo de este pueblo medieval es el castillo, ubicado en la parte más alta de una montaña. En sus cercanías conserva aun restos de la muralla que lo protegía. La es otro sitio de interés de este encantador pueblo. Esta antigua catedral de arquitectura gótica es muy conocida porque, en una de las tumbas que se encuentran en su atrio interior, estuvieron enterrados por varios años los restos del rey Juan II. En el museo arqueológico de Silves se pueden apreciar, además, restos antiguos que cuentan la historia de cada una de las etapas vividas en este pueblo.

Elvas

Este pueblo, ubicado cerca de la frontera con España, en el Alentejo, posee diversas murallas, fosos y fuertes. La UNESCO lo ha declarado patrimonio de la humanidad por sus bellezas. El sistema defensivo de murallas es uno de los sitios de interés más importantes del pueblo. La primera muralla data del siglo IX, en cambio las otras fueron construidas entre los siglos XII y XVII. Los fuertes más interesantes y mejor conservados son el fuerte da Graça y el Fuerte de Santa Lucía. En el centro histórico del pueblo se encuentran la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un edificio de estilo manuelino que en el año 1881 recibió el título de catedral, el castillo de Elvas, que fue escenario de  batallas entre cristianos y musulmanes, el cementerio de los Ingleses, donde están sepultados varios soldados ingleses que lucharon en las guerras napoleónicas. Otros monumentos de interés son la iglesia de la Misericordia, el convento de Santo Domingo y el acueducto de Amoreira.

Castelo do Vide

Este encantador pueblo medieval posee calles estrechas y un centro histórico repleto de monumentos y sitios de interés. Entre ellos hay algunos que no te puedes perder: la Judería, edificio de estilo gótico del siglo XIII, la capilla del Salvador del Mundo que data del siglo XIII, la capilla de San Roque del siglo XVIII, la capilla de Nuestra Señora de Penha en el Castillo de Vide y la fuente con agua de propiedades terapéuticas. El famoso castillo de este pueblo medieval se encuentra ubicado en la parte más alta y está rodeado por diversas aldeas con casas antiguas, cuyas fachadas están pintadas de color blanco, que se pueden apreciar desde lugares lejanos.

Estremoz

La parte alta de Estremoz, uno de los pueblos medievales más conocidos de Portugal, fue fundada en el año 1258 por el rey Alfonso III y conserva sus calles estrechas e irregulares, parte de lo que antiguamente fueron sus 2 puertas principales, las 22 torres y la muralla. El castillo de Estremoz es uno de los monumentos de visita obligada. En su plaza se encuentra una estatua de la reina santa de Portugal, Isabel de Aragón. Otro monumento del pueblo es la Torre das Três Coroas de 28 metros de altura y diseño elegante, una de las torres más hermosas e importantes del país. En el museo municipal de Estremoz se encuentra gran variedad de colecciones de piezas de etnografía del pueblo, exposiciones de cerámica, mobiliario antiguo y artesanías. En la parte baja del pueblo puedes visitar otras construcciones como una muralla del siglo XVII que en el año 1924 fue declarada Monumento Nacional, el claustro de la Misericordia, el museo de arte sacro, el convento de San Francisco y la torre del Homenaje.

Deja una respuesta