Arte y museosCon niñosExposiciones

El Marca de Cacabelos presenta la exposición ‘Menudo Bierzo’

Esta exposición surge en torno a un proyecto editorial capitaneado por La Nueva Crónica en el mes de Julio. Pero, ahora sale a la luz un proyecto importante que consiste en una gran exposición temporal, un programa didáctico para niños y adultos y se completará con un programa escolar basado en visitas comentadas a la exposición con 14 talleres temáticos.
La exposición y el programa didáctico EDUCAMARCA está diseñado por Silvia Blanco
Iglesias, directora del centro museístico; que cuenta con gran experiencia tanto en
diseño de exposiciones, como en la parte más educativa.
La exposición desarrolla la historia del Bierzo a través de 14 capítulos. El visitante
viaja desde la prehistoria hasta la actualidad acompañado de un duende mágico,
Xardón; y se traslada por cada época a través de un artilugio muy curioso: una
vagoneta de carbón.
La idea original del proyecto editorial es de la periodista Diana Martínez (Fabero,
1980) y las ilustraciones del reconocido dibujante José Manuel Redondo García ‘Lolo
‘.
La comisaria de la exposición ha habilitado 3 plantas del museo, para desarrollar toda
la historia del Bierzo. El visitante recorrerá el museo a través de las ilustraciones de
gran formato del dibujante de La Nueva Crónica Lolo. A estas ilustraciones le
acompañan vitrinas expositivas con fósiles únicos en España, piezas muy curiosas
como un escudo astur o un torque; o elementos de propios de los romanos de la
época tan curiosos como útiles de aseo personal del legionario o herramientas de
peluquería y cosmética utilizadas por las ornatrices (las peluqueras de la época). Hay

también documentos originales de cuando Villafranca fue capital del Bierzo o de
cuando Bierzo se escribía con V entre otras piezas importantes. Además la planta baja
del museo, servirá para rendir homenaje al oro negro: al carbón.
Silvia Blanco añade:”… Ha sido un proyecto ilusionante desde el principio, desde que
conocí personalmente a Diana Martínez a través de una entrevista. Hoy esta
materializado a través de este proyecto en el que estamos implicadas tantas personas
en construir un Bierzo fuerte”.
Se ha contado con numerosas colaboraciones de coleccionistas privados,
maquetistas, artistas como Casimiro Martinferre … e incluso la Parroquia de
Cacabelos, asociaciones como Aragonito azul o Tiradores del Bierzo, o diferentes
ayuntamientos como Fabero y Villafranca del Bierzo.

Resumen de la exposición
Nos traslada a una excursión muy especial. La primera parada es en la época del
Carbonífero, hace 4500 millones de años, cuando el Bierzo era un mar muy profundo
y fruto de este momento podemos ver unos importantes fósiles marinos y vegetales.
En la 2ª parada, divisamos unas pinturas rupestres ¡Estamos en la prehistoria! Los
humanos en este momento pintaban una serie imágenes en las cuevas muy sencillas,
tenían un fuerte componente mágico- religioso. Coloreaban las paredes de las cuevas
con pigmentos naturales y son representaciones muy esquemáticas. ¿No te parece?
Seguimos el recorrido! y nos encontramos con las primeras aldeas del Bierzo: los
castros. Son unos poblados muy curiosos, con casitas redondas y altas. Son muy
guerreros. De ahí! que siempre sus arquitecturas se instalaban en colinas. Una de las
algunas de las piezas singulares que vemos es un espectacular escudo.
La 4ª parada: ¡Nos gusta el oro! El Bierzo romano. Sin duda, la cultura romana es
muy importante. Las minas de oro de Las Medulas y de La Leitosa provocaron que
miles de romanos vivieran en nuestro territorio. El visitante se podrá encontrar en la
exposición desde un legionario romano, hasta un importante ajuar de aseo personal o
herramientas de peluquería y cosmética que usaban las ornatrix. Sin duda, una de las
piezas estrella: el peine de Cacabelos ( proc. Castro Ventosa) Este peine tiene
paralelos en la Europa Oriental, concretamente en las fases más recientes de la
cultura Tchernjahov Sîntana de Mures.

Seguimos el recorrido, subiendo a la 1ª planta del museo, donde nos recibe un monje
meditando en las montañas, en el capítulo dedicado a la Tebaida berciana, al
Camino de Santiago, a los Castillos, caballeros y leyendas, y… ¡tierra a la vista!
sin duda, la época de los descubrimientos es apasionante, islas llenas de tesoros y
con Álvaro de Mendaña al frente.
Seguimos nuestro viaje de cuento, ¿y si en lugar de detenernos a descansar, esta vez
lo hacemos para trabajar? A partir de la edad moderna, el lino y el hierro fueron dos

productos importantes y se pasó de la artesanía a la industria. En las herrerías se
fabricaban herramientas, armas y todo tipo de piezas de hierro.
La siguiente parada: ¡A cañonazos en el puente del Cúa! Uno de los episodios más
importantes de la Guerra de la Independencia es la Batalla de Cacabelos. ¿Sabías
que murió la mano derecha de Napoleón? Se llamaba el general Colbert.
Ahora, nos encontramos con el berciano más romántico: nuestro ilustre Enrique
Gil y Carrasco y sin duda su obra más conocida El señor de Bembibre.
¡Menudo viaje! y nos encontramos con un mapa en el que hemos realizado varios
altos en el camino. Pero, sabias que Bierzo se escribió con V “Vierzo” y se decidió
que la capital fuera Villafranca, denominándose provincia de Villafranca del Bierzo.¡ No
duró demasiado! De 1820 a 1823.
Otro capítulo importante en el Bierzo, son las viñas y el vino.
Ya vamos terminando nuestro viaje, pero todavía, nos queda la última parada,
bajamos al subsuelo, al sótano del museo. Y, ¡atención! Nos encontramos de nuevo,
con el duende Xardón, pero con el casco puesto y la lámpara encendida ¡Nos
metemos bajo tierra!
El carbón fue el tesoro negro del Bierzo: Fabero, Bembibre, Toreno, Paramo del Sil
o Torre del Bierzo son algunos de las capitales del oro negro. En 1918, se creó la MSP
y se construyó el ferrocarril minero. Eran locomotoras de vapor que funcionaban con
carbón y que trasladaba el carbón. ¡Qué tiempos aquellos!

Deja una respuesta